CEIP Tomasa Pinilla de Jerez de la Frontera / Junta de Andalucía

El sindicato de docentes USTEA Cádiz ha denunciado la presencia de amianto en el CEIP Tomasa Pinilla de Guadalcacín, en Jerez de la Frontera.

Lo hace a través del siguiente comunicado remitido a Portal de Cádiz:

Desde USTEA Cádiz queremos denunciar la presencia de amianto en el CEIP Tomasa Pinilla de Guadalcacín (Jerez de la Frontera). En estos días se trasladará denuncia a la Inspección de Trabajo por este asunto. Igualmente volveremos a recordarlo a la Delegación de Educación. Al Ayuntamiento de Jerez ya le dimos traslado de esta información en la primera reunión de este curso 2021-22 en Octubre cuando se reunió el Consejo Escolar Municipal.

Esta situación, ya se había denunciado con anterioridad y el centro había entrado en un programa de la Delegación de Cádiz para la retirada del amianto hace dos veranos. Posteriormente se pospuso para el verano pasado y a fecha de hoy sigue sin ser retirado. Preguntada por esta situación nos explican que no había presupuesto aprobado para dicha acción y que se está estudiando meter en nuevas campañas. Desde USTEA comenzaremos una ronda de contactos con el AMPA del centro y organizaciones sociales del entorno para organizar acciones de protesta ante esta situación insostenible. Pediremos que el Ayuntamiento asuma la retirada, como ya hizo con el CEIP San Juan de Dios hace un par de años o que exija su retirada a la Delegación de Educación que ya actuó en otro centro pedáneo como es el CEIP Lomopardo.

Es inexplicable que pongan en Jerez la excusa de no haber dotación económica suficiente cuando justa hace un año se le daba una subvención de 5,3 millones de euros a fondo perdido de la Junta de Andalucía a una empresa privada para construir un pabellón polideportivo dentro de un centro concertado, Los Marianistas, en el núcleo urbano de Jerez.

Señalar que desde hace 6 años que se empezó a denunciar la presencia de Uralita en los centros de la provincia. En estos años y gracias a la denuncia de diferentes directivas de centros, sindicatos, Ampas y organizaciones sociales ,se ha retirado de numerosos centros, si bien tenemos constancia que durante este curso continúa la presencia de amianto en centros como los concertados San Felipe Neri y Nuestra Señora del Carmen en Cádiz o en centros públicos como El IES Zaframagón de Olvera , el IES Las Salinas de San Fernando, Ceip Cristo Rey de San Pablo de Buceite, IES Virgen de la Esperanza, CEIP Guzmán El Bueno de Tarifa, CEIP San Isidro Labrador de Los Barrios, CEIP Maestro Gabriel Arenas en San Martín del Tesorillo (en este centro por ejemplo se ha presupuestado en tres ocasiones se le ha incluido para su retirada y nunca ha llegado a realizarse). Como vemos, cobra sentido el titular, pues hay ejemplos de toda la provincia donde seguimos expuestos a este peligro en los centros educativos y por los que hemos pasado más de 20 generaciones desde que se prohibió.

El amianto es conocido como uralita, pues fue esta empresa quien la fabricó a nivel nacional. Es un material que comenzó a usarse en construcción sobre todo en la década de los 70. Era muy barato y de fácil montaje. Ya en el año 2001 fue prohibido en España, al constatarse que la exposición prolongada o la manipulación sin precaución de las fibras que desprende este material, era la causa directa de la asbestosis, o cáncer de las vías respiratorias. Actualmente la normativa europea prohíbe su uso y prescribe que debe ser retirado por personal especializado. USTEA recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que “la exposición ocupacional (por cohabitación) a todos los tipos de amianto se ha traducido en una alta incidencia de cáncer de pulmón” y de las vías respiratorias, porque las fibras de amianto se esparcen por el aire y entran en contacto con las personas a través de las vías respiratorias, por las que accede al cuerpo y permanecen en el organismo sin ser eliminadas. Las personas expuestas a las fibras de amianto pueden desarrollar asbestosis hasta diez u once años después de dejar de tener contacto con el material.

El acuerdo para retirar este material cancerígeno de los centros educativos termina en 2022. Sin embargo, la Consejería de Educación ni siquiera tiene un inventario total de centros, pues no sólo está en la construcción visible, sino que habría que haber revisado durante estos años la estructura interna de los centros. Es necesario que este verano 2022 se acometan todas las acciones de retirada , porque debe hacerse en periodo de no asistencia a los centros, y para dentro de 6 meses termina el acuerdo que estaba dotado con 60 Millones de Euros y del que sólo se han ejecutado el 70% a fecha de hoy.

Debido a la peligrosidad del material USTEA exige a todas las administraciones a implicarse para solucionar este problema en los centros educativos, que están incumpliendo desde hace más de 20 años la normativa estatal y las recomendaciones de la OMS.

 

Portal de Cádiz Social