bajamar cadiz

El Campus de Excelencia Internacional Global del Mar (CEI·MAR) participa como socio en el proyecto U-Mar que arranca estos días y que tiene como objetivo promover actividades de redes nacionales e internacionales para la mejora del conocimiento y de la difusión de la memoria, la historia y el patrimonio europeo vinculado al Mediterráneo, a las civilizaciones antiguas y al diálogo intercultural. En concreto, CEI·MAR trabajará en prácticas innovadoras relacionadas con el turismo arqueológico subacuático.

Se trata de un proyecto de la Comisión Europea dentro del Programa Erasmus+ de acciones orientadas a la educación y la formación de profesionales. Está coordinado por la sede italiana de la Ruta de los Fenicios, Itinerario Cultural del Consejo de Europa, y el CEIMAR está presente junto a otras fundaciones y asociaciones de Italia, Croacia, Chipre y Portugal.

Bajo la coordinación del CEI·MAR, son tres los investigadores UCA que participan: Ana Mª Niveau de Villedary, profesora titular de Prehistoria y representante de la Universidad de Cádiz en la Ruta de los Fenicios y miembro del comité científico de la Asociación Española Ruta de los Fenicios; Felipe Cerezo, profesor de Arqueología y especialista en Arqueología Subacuática, y Natalia López, contratada predoctoral en el Área de Prehistoria y especialista también en Arqueología Subacuática. El proyecto “U-Mar Enhancing underwater archeology to make it an innovative tool for developing sustainable & creative tourism”. 

La acción en la que participan los investigadores de la UCA está centrada en la cooperación entre organizaciones e instituciones en torno a la “Arqueología Subacuática y Turismo” para la transferencia y aplicación de prácticas innovadoras. Se trata de una de las prácticas turísticas más sofisticadas e interesantes para las que el mar Mediterráneo ofrece lugares de gran interés. Además, numerosos estudios han demostrado que el desarrollo y la valorización del turismo en el patrimonio cultural subacuático puede ser beneficio desde un punto de vista económico y su desarrollo está vinculado a la preservación del medio ambiente y de los mares. 

Sin embargo, los expertos consideran que hay cuestiones que solucionar como, por ejemplo, la legislación fragmentada para la protección del patrimonio cultural subacuático, la falta de protocolos para su puesta en valor, la falta de un enfoque unificado en Europa o la baja especialización de los operadores culturales sobre cómo crear itinerarios arqueológicos debajo del mar. De hecho, las competencias de estos operadores se limitan a la interpretación del patrimonio y a la colaboración con los centros de buceo, pero carecen de competencias en la gestión, valorización y capitalización de estos lugares.

Por ello, si bien es cierto que algunos países están más avanzados que otros, el proyecto U-Mar abordará las necesidades de especialización, de una legislación clara y unificada y de la mejora en la gestión para la valorización de este patrimonio.

Para ello, se propone formar a profesionales con habilidades específicas en arqueología, nuevos expertos capaces de potenciar la oferta turística de estos sitios desde múltiples puntos de vista mediante la puesta en marcha de cursos de entrenamiento. Además, desarrollará un turismo sostenible y respetuoso con el medio ambiente, mejorará la oferta turístico-cultural y ampliará los puntos de interés de los usuarios. 

Con estas acciones, la arqueología subacuática será más accesible para las personas que no pueden bucear o nadar, desarrollando centros de interpretación en tierra, dando pautas a las organizaciones que desean desarrollar estrategias de valorización del patrimonio arqueológico subacuático, con diferentes posibilidades de aplicación dependiendo del contexto y con un enfoque particular en la creación de itinerarios arqueológicos subacuáticos y con las habilidades profesionales requeridas. 

En definitiva, el proyecto U.mar servirá para incrementar el conocimiento de la arqueología subacuática, su patrimonio y la importancia de su conservación y puesta en valor no solo por parte de los turistas, sino también por los jóvenes y comunidades locales que viven en esos territorios.

Este proyecto estará coordinado por la sede de Italia de Ruta de los Fenicios y, además del CEI·MAR, participan investigadores y personal técnico de las siguientes entidades: Soprintendenza del Mare della Regione Siciliana y ARGO di Donda Andrea, de Italia; International Centre for Underwater Archaelogy in Zadar (ICUA), de Croacia, Pafos Regional Board of Tourism, de Chipre y Associacao Comercial e Industrial do Funchal-Camara de Comercio e Industria Da Madeira, Portugal.

 

La Ruta de los Fenicios

Por “Ruta de los Fenicios” se entiende la conexión entre las grandes rutas náuticas que, desde el siglo XII a.C, fueron usadas por el pueblo fenicio como parte esencial para el intercambio comercial y cultural en el Mediterráneo. En 1994, el Ministerio de Turismo italiano presentó la Ruta de los Fenicios como el tema de un Itinerario Cultural del Consejo de Europa y en 2003 la Ruta Cultural “La Ruta de los Fenicios” es aceptada por el Instituto de Itinerarios Culturales del Consejo de Europa como un proyecto piloto de turismo cultural europeo y es admitido entre el programa de rutas culturales del mismo nombre.

En 2004, nace la Asociación Internacional de “La Ruta de los Fenicios” como entidad gestora de la Ruta y en 2011 surge la “Confederación Internacional de La Ruta de los Fenicios”, que está conformada por redes de diferentes países integradas por entidades institucionales, territoriales y temáticas, y operadores privados de diferentes sectores. Desde 2016 el Itinerario es objeto de interés por parte de la OMT (Organización Mundial del Turismo) a través del establecimiento de un Grupo de trabajo propio.

“La Ruta de los Fenicios” es el Itinerario del Diálogo Intercultural y cruza muchos países del Mediterráneo, Europa, África del Norte y Medio Oriente, fortaleciendo así los lazos históricos que surgieron gracias a las civilizaciones antiguas. Se crea sobre la base de las relaciones históricas, sociales y culturales que se establecieron a lo largo de estas rutas marítimas y lugares de desembarque y emporios situados en la cuenca mediterránea.

De este modo, promueve una identidad integrada y un turismo cultural responsable que colabore con organizaciones públicas y privadas, locales, nacionales e internacionales que pretenden descubrir el Mediterráneo. Con este fin, se ha creado una red de operadores turísticos que están desarrollando productos innovadores basados en un programa de calidad para el disfrute de los servicios.

Portal de Cádiz Social