andaluciadejahuella


Apertura del curso 2019-2020 en la UCA

La Universidad de Cádiz ha celebrado hoy la Sesión Solemne de Apertura del Curso 2019/2020 en el aula magna de la Facultad de Filosofía y Letras del Campus de Cádiz. El rector de la UCA, Francisco Piniella Corbacho, en compañía del Claustro Universitario y del director General de Investigación y Transferencia del Conocimiento de la Junta de Andalucía, Pablo Cortés Achedad, ha presidido la ceremonia. El acto ha contado con la presencia de representantes de la comunidad universitaria, de autoridades civiles y militares, así como agentes sociales y económicos de la provincia de Cádiz.

En el transcurso del mismo, el secretario General de la UCA, Alfonso Sanz, ha presentado los datos más significativos de la memoria de Responsabilidad Social Corporativa 2018/19 y se han entregado los Premios Extraordinarios de doctorado, máster, licenciatura y diplomatura. Con posterioridad, el catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Cádiz, doctor Manuel Larrán Jorge, ha impartido la Lección Inaugural en donde ha abordado el tema de “La evolución y confusión en torno a la responsabilidad social corporativa: de la filantropía a la generación de valor compartido”.

En su intervención, el doctor Larrán Jorge ha explicado la conveniencia de acometer un análisis riguroso sobre el concepto de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) “dada la confusión que existe tanto en el ámbito profesional como académico sobre su alcance”, por lo que ha expuesto en su intervención “las distintas formas de desarrollarla en una organización, desde la filantropía más básica a las propuestas más relacionadas con la generación de valor compartido, su evolución histórica, sus motivaciones, sus dimensiones y relaciones con el valor de la empresa, así como los retos, oportunidades y barreras futuras”.

En palabras del profesor Larrán Jorge “cuando se habla de fracaso de la RSC, entendemos que debiéramos referirnos al hecho de que todavía existe un importante número de organizaciones que utilizan la RSC con motivaciones diferentes a la creación de valor, o que no han existido suficientes incentivos de mercado o institucionales que la hayan favorecido”. No obstante –ha precisado, “los avances en su conceptualización y en la construcción de un consistente armazón normativo han sido importantes, y existen motivos objetivos para considerarla como un instrumento potente que pueda asegurar un desarrollo ético y sostenible. Lo que busca la verdadera aplicación de la RSC –ha concluido-, en su visión más integral, social, estratégica y orientada a la generación de valor compartido, no es más que la vuelta de la Economía a lo que propugnaba Adam Smith: la satisfacción de las necesidades humanas y el bien común”.

Para el director general de Investigación y Transferencia de la Junta, “la universidad” es clave para “seguir garantizando un mañana más próspero, haciendo de Andalucía una tierra mejor y más competitiva”. Por eso, el Ejecutivo andaluz quiere “aportar para que la universidad sea el mejor destino del mundo para formarse e investigar y para que los jóvenes tengan mejor empleabilidad”. Un reto donde, ha recalcado, es “es imprescindible el compromiso y esfuerzo de todos”. 

En este sentido, ha puesto en valor cómo en estos 40 primeros años de andadura la UCA ha sabido dotarse de “un excelente equipo e Infraestructuras necesarias” y convertirse en “una universidad de calidad, de alta especialización y liderazgo en estudios investigación y transferencia en distintos ámbitos como los estudios marinos, progresando en los rankings”. Para seguir fortaleciendo al sistema universitario andaluz, ha resaltado que “el tema presupuestario es una prioridad”. En este terreno, ha querido precisar “tres asuntos” reseñables en los que trabaja el Gobierno andaluz: “la reformulación del modelo financiación, del mapa de títulos y una nueva ley andaluza de universidades”. Finalmente, ha recordado distintas medidas puestas en marcha como la “autorización de remanentes no afectados, la prioridad para reducir el número de profesores interinos con profesores doctores al inicio de la carrera académica, la incorporación de más de 250 doctores con excelencia internacional o el lanzamiento en breve de un programa de impulso de los campus de excelencia” con una dotación de seis millones de euros.

La sesión de apertura ha concluido con el discurso del rector de la Universidad Cádiz, quien ha asegurado, en  su primer acto solemne tras ser investido el pasado mes de julio, que “somos, ante todo, leales a la institución y al legado recibido, como no puede ser de otra manera” por lo que –ha señalado-, “mantenemos el compromiso de la Universidad de Cádiz con la sociedad, concretado en el esfuerzo constante por mejorar la calidad de nuestras titulaciones, nuestra investigación, nuestra transferencia de resultados y nuestros servicios. Una Universidad con responsabilidad social, como así lo ha puesto sobre la mesa el profesor Larrán en su excelente lección inaugural y magistral”.

Un esfuerzo compartido de toda la comunidad universitaria, ha detallado el rector de la UCA, que se demuestra en los números de la memoria de responsabilidad corporativa anual presentados por el secretario general de la Universidad de Cádiz y que ejemplifican “la pasión de una universidad comprometida con la sociedad, que sale adelante con recortes y sin ellos, con precariedad laboral, con falta de infraestructuras y a veces sin apoyos, pero conectada siempre a las demandas de la sociedad y de sus estudiantes”. En este contexto, ha resaltado que “el sentido de una universidad se mide por lo que aporta a los demás, por lo que es capaz de transmitir, generar, transferir y proporcionar al entorno. Bien lo saben los estudiantes de grado, master y doctorado que hoy, con todo merecimiento, han recogido los premios extraordinarios”.

Para Francisco Piniella, que ha recordado en su intervención los éxitos alcanzados por la UCA en el último año como la consolidación en los rankings universitarios internacionales más prestigiosos o la coordinación del proyecto de la Universidad Europea de los Mares (SEA-EU), es recomendable “huir de triunfalismos” porque “la complacencia es el primer paso en el camino para defraudar en las expectativas”. Por ello, debemos tener “el compromiso firme de seguir trabajando, apoyando nuestras potencialidades y considerando las peculiaridades de cada una de las ramas del conocimiento que conforman nuestra Universidad”.

El rector de la UCA ha insistido en “la necesidad de abordar, a la mayor brevedad posible, una serie de medidas urgentes en materia de becas, tasas, prácticas académicas externas, medidas de captación y retención del talento, además de aumentar la inversión basal en la investigación, abordar en profundidad el relevo generacional, favorecer la transferencia del conocimiento y el emprendimiento y desarrollar una Ley de Mecenazgo”. En este sentido, ha pedido “al nuevo Gobierno que salga de las elecciones del próximo 10 de noviembre que mantenga en un mismo Ministerio las competencias de Universidad y Ciencia” y ha reclamado “un amplio consenso parlamentario para que se elabore una nueva Ley de Universidades”. A su vez, ha defendido la “eliminación de la tasa de reposición, una financiación adecuada para trabajar en la estabilización y promoción del PDI y del PAS”, así como “flexibilizar las normativas sobre titulaciones y reducir la burocracia en los procesos de verificación, seguimiento y acreditación”, junto al “impulso de la acreditación institucional, facilitar la puesta en marcha de las titulaciones interuniversitarias internacionales, la formación dual universitaria y los itinerarios abiertos”.

Además, Francisco Piniella ha resaltado en su discurso que “la UCA es una universidad pública, cuya autonomía es escasa a nivel financiero” ya que “sus presupuestos dependen de los asignados al Sistema Público de Universidades Andaluzas”, por lo que ha pedido “poder disponer de nuestros remanentes, nuestros ahorros de los últimos años, para tener autonomía y llevar a cabo nuestros proyectos más significativos: la rehabilitación del edificio de Valcárcel como Facultad de Ciencias de la Educación, la ampliación de nuevas infraestructuras docentes para el Campus Bahía de Algeciras, la definitiva construcción del nuevo aulario de Jerez o el nuevo edificio de departamentos para el campus de Puerto Real”.

En este orden de cosas, el rector de la UCA, que ha subrayado la necesidad reforzar la cooperación con las instituciones locales de Cádiz, Jerez, Algeciras o Puerto Real y la Diputación Provincial, ha planteado también al gobierno autonómico la necesidad de “un nuevo modelo de financiación para cambiar el panorama de incertidumbre” para que “en un futuro podamos tener planes plurianuales de inversión en infraestructuras universitarias”, así como “urgentes modificaciones en la Ley Andaluza de Universidades que faciliten, como en otras universidades, mecanismos de estabilidad para los profesores ayudantes doctor a través de su acreditación”.

El curso académico 2019/20 comienza en la Universidad de Cádiz con una amplia y diversa oferta académica de 44 grados, 20 dobles grados (uno de nueva implantación en el Campus Bahía de Algeciras: Derecho y Relaciones Laborales y Recursos Humanos), 20 programas de doctorado y 54 másteres oficiales, seis de ellos se incorporan a los posgrados de la UCA en este nuevo curso: Máster Universitario en Nanociencia y Tecnología de Materiales, Máster Universitario en Química Médica, Máster Universitario en Protección Jurídico-Social de Personas y Colectivos, Máster Universitario en Relaciones Internacionales y Migración, Máster Universitario en Psicología General Sanitaria y Máster Universitario en Evaluación e Investigación en Organizaciones y Contextos de Aprendizaje.

300x300 gustodelsur

andalucia dejahuella lateral

trekantmedia banner

 

Portal de Cádiz Social