“Doñana se seca y urge evitar su colapso ecológico”, ha advertido esta mañana en rueda de prensa el diputado provincial Alejandro Gutiérrez, quien ha presentado la proposición que Adelante Andalucía trasladará al próximo pleno de la Diputación Provincial de Cádiz. “Estamos convencidas de que defender Doñana de esta nueva agresión ecológica es defender todos y cada uno de los rincones y parajes naturales que jalonan no solo la geografía andaluza, sino también la gaditana”, ha explicado, al tiempo que ha incidido en que ante esta propuesta “no caben posicionamientos tibios ni, por supuesto, más ataques directos diseñados por quienes deberían salvaguardar este privilegiado rincón del mundo por encima de modelos socioeconómicos fracasados y caducos y por encima de intereses más que cuestionables”.

Así, el Grupo Provincial Adelante Cádiz recordará durante el pleno que desde su declaración como Parque Nacional en 1969 Doñana ha tenido que enfrentarse a una escalada en bucle de amenazas que han puesto en peligro su conservación “y la necesaria convivencia con un modelo de desarrollo social y económico sostenible y sostenido en el tiempo”. Un “suma y sigue a la que se une la sobreexplotación de sus recursos hídricos” ante la alerta de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, el Tribunal Europeo de Justicia y todas las organizaciones ecologistas. “Desde San Telmo se mira descaradamente hacia otro lado”, ha denunciado Gutiérrez, quien ha puesto el foco en la necesidad de “articular una política de lucha contra la pérdida de biodiversidad y de gestión eficiente del agua, justo la que la Junta de Andalucía se ha negado a practicar hasta ahora. Ni el PSOE, ni el PP, que han ninguneado el consenso que posibilitó el Plan de Ordenación de Regadíos de la Corona Norte de Doñana de 2014, que daba seguridad jurídica al ejercicio de la agricultura intensiva de regadío en la zona, limitando en paralelo su expansión y aprobando una batería de medidas para hacerla compatible con la conservación del parque.

“A esta sistemática y temeraria dejación de funciones, que se ha cebado con uno de nuestros mayores símbolos naturales, se suma la actual pretensión de la triada de la derecha de modificar no solo este plan, sino también la Ley Forestal de Andalucía para regularizar hasta 1.500 hectáreas nuevas, lo que además generará falsas expectativas entre los agricultores y comprometerá el prestigio de nuestros productos agrícolas”, ha añadido en su comparecencia ante los medios de comunicación. “La Diputación tiene esta semana la oportunidad de ponerse del lado de la preservación del planeta y lanzar una declaración de intenciones clara y contundente. Y tiene la oportunidad de hacerlo precisamente coincidiendo con los trabajos previos de la Estrategia y el Plan Provincial de Adaptación al Cambio Climático, a cuya elaboración nos gustaría que nos invitaran” y en cuyo marco se ha puesto ya de manifiesto que entre las principales preocupaciones de municipios, agentes sociales y ciudadanía de nuestra provincia figuran precisamente la escasez de agua y sus posibles efectos.

“Establecer una estrategia de gestión de los recursos hídricos para todo nuestro territorio es vital. De hecho, se nos va la vida en ello y ya vamos tarde”, ha zanjado el diputado gaditano.