imagen de whatsapp 2022 04 02 a las 12.06.45

Agentes especializados en Delitos contra el Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras junto con agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría Local de Policía Nacional de La Línea, han culminado una operación  en la que se ha investigado a un grupo criminal dedicado a perpetrar supuestas estafas mediante medios telemáticos a numerosas víctimas en todo el territorio nacional.

Todas las estafas se han producido haciendo uso de la técnica conocida como PHISING: los detenidos creaban y enviaban a las víctimas correos electrónicos simulando la apariencia de portales bancarios oficiales de una determinada entidad, solicitando las credenciales de acceso a sus productos bancarios. De esta forma, obtenían la información necesaria  para acceder a las cuentas bancarias de las víctimas y poder realizar transferencias bancarias a otras cuentas que pertenecían a distintos miembros de la organización

Todos los miembros del grupo criminal residían en la localidad gaditana de Jimena de la Frontera, y estaban organizados de tal manera que cada uno desarrollaba una tarea concreta en la comisión de los delitos, dificultando así su investigación.

Según esta división de tareas, había dos sub-grupos claramente diferenciados. Por un lado estaban las denominadas “mulas de dinero” o “drops”, personas que ponen sus cuentas bancarias a disposición del grupo criminal para recibir las transferencias bancarias procedentes de las cuentas de las víctimas, por otro lado se encontraban los “captadores de mulas” cuya función era la captación de personas que accedieran a realizar esta función.

La investigación se inició en abril de 2021, cuando se detectaron varias denuncias con características similares en la zona del Campo de Gibraltar. A partir de ese momento, las unidades de investigación de Guardia Civil y Policía Nacional sumaron esfuerzos para identificar plenamente a los integrantes del grupo, evidenciar su manera de actuar, así como detectar todas las posibles víctimas afectadas por esta estafa. En total, se han localizado quince víctimas repartidas por todo el territorio nacional en Comunidades Autonómicas como Madrid, Cataluña, País Vasco o Comunidad Valenciana, siendo más de 36.000 euros la suma de todo el dinero estafado.

La operación se ha saldado con la detención de diez personas y la investigación de otras cuatro que integraban este grupo criminal, así como la realización de un registro domiciliario en la localidad de Jimena de la Frontera. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Los detenidos han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial que ha decretado el ingreso en prisión de los dos principales responsables de la organización.