image 6483441 6

AGADEN-Ecologistas en Acción muestra su total apoyo al Ministro de Consumo, Alberto Garzón. Pensamos que ha sido muy valiente al comentar el problema de la ganadería, primero al expresar que se debería reducir el consumo de carne vacuna y ahora con su crítica a las macrogranjas en el periódico británico, “The Guardian”, verdades como templos y avaladas por la comunidad científica y médica internacional.

En declaraciones, el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski ha reconocido que en toda la UE se está debatiendo sobre el tamaño de las explotaciones agrarias y las macrogranjas y que la reforma de la PAC pretende ofrecer alternativas ante la dominación de éstas; así como la etóloga y Mensajera de la paz de la ONU Jane Goodal habla de su prohibición. Siendo muy poco éticos los que lo critican por intereses económicos o partidistas, tanto los conservadores (que siempre han sido anticonservadores del medio ambiente) como el PSOE, e incluso sindicatos agrarios; vemos que si tiramos de la hemeroteca, en multitud de ocasiones políticos de dichos partidos o sindicatos han reclamado frenar las macrogranjas, e incluso la UPA (Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos) la cual llegó a pedir su prohibición al Parlamento Europeo en el 2018. A todos ellos la entidad ecologista les recomiendan que “miren abajo” (al agua y al suelo), que vean la película “No mires arriba” y que reflexionen si realmente les preocupa el medio ambiente y las futuras generaciones.

El Ministerio de Transición Ecológica pretende aplicar, como ha manifestado públicamente en reiteradas ocasiones, los 17 objetivos establecidos por la ONU para conseguir el desarrollo sostenible (la agenda 2030), y para cumplir principalmente con los objetivos 6, 8, 9, 12, 13 y 15, sería necesario reducir el exceso de ganadería vacuna al ser una de las principales causas del aumento del efecto invernadero, por sus grandes emisiones de metano y por la deforestación; y de la extinción de especies, por la deforestación para pastos y cultivos forrajeros como la soja y maíz (caso generalizado de la acelerada destrucción de la Amazonía y otras selvas tropicales) y por eliminación de sus potenciales depredadores.

 

Respecto a la polémica actual de las macrogranjas urge establecer una prohibición como piden diversas organizaciones ecologistas, ganaderas o médicas, por sus graves impactos ambientales al contaminar el agua y el suelo por los purines que se transforman en nitratos, provocando la eutrofización de las aguas de poca movilidad y el aire con las elevadas emisiones de metano; de salud, al originar carne de mala calidad nutricional y problemas graves de contaminación. La ganadería intensiva provoca estrés por cautividad en lugares muy reducidos y maltrato animal que genera glucocorticoides, abuso de farmácos por la proliferación de enfermedades (como el virus influenza de la peste porcina, encefalomiocarditis, toxoplasmosis, etc.) y origina toxinas cancerígenas que nos pueden llegar a través de la alimentación y del agua (las nitrosaminas derivadas de los nitratos y las microcistinas procedentes de la proliferación de las cianobacterias por la eutrofización); y sociales, con la eliminación drástica de los pequeños y medianos ganaderos extensivos por competencia y el aumento del paro rural, favoreciendo la España vaciada.

Actualmente Bruselas ha denunciado a España por la contaminación provocada por la ganadería industrial, ya que ha incumplido la Directiva de Nitratos de 1991, donde establece que se deben controlar las aguas afectadas por nitratos y designar como Zonas Vulnerables a los Nitratos a aquellas áreas donde desembocan dichas aguas así como adoptar programas para prevenir y reducir dicha contaminación. Tal denuncia supone un toque de atención a la provocada por las macrogranjas y la agricultura intensiva, cuya actividad está provocando grandes desastres ecológicos, siendo el más patente el originado en el mar Menor en la comunidad de Murcia.

Desde Ecologistas en Acción esperamos que se imponga la razón a la ambición de una minoría, que los políticos se enteren que desarrollo sostenible no consiste en depredación o parasitismo sino en simbiosis o mutualismo, términos biológicos poco practicados y necesarios para una positiva globalización. Nuestra única casa merece ser protegida para nuestra supervivencia y para las generaciones venideras; conservemos una provincia de Cádiz lo más natural posible.

aytodecadiz semanasanta2019 web v001 portaldecadiz robapaginas 300x300px

Portal de Cádiz Social