manteros elpuertoEl pasado sábado 22 de agosto la tranquilidad que habitualmente reina en el Paseo de Valdelagrana, en El Puerto de Santa María, se vio alterada por un suceso nada agradable para los ciudadanos y los turistas que por allí paseaban.

Una mujer, que responde a las iniciales de F.C.S., tuvo que ser atendida por una crisis de ansiedad y un ataque de epilepsia después de ser presuntamente agredida verbalmente y amenazada por los vendedores ambulantes -los habitualmente llamados manteros- que se encontraban por la zona más próxima a la Calle La Playa cuando ésta le pidió a uno de ellos que se pusiera la mascarilla.

F.C.S. recibió las primeras atenciones por parte de un grupo de ciudadanos, que se percataron de lo que sucedió y la apartaron a un restaurante de una conocida franquicia nacional, donde esperó la llegada de una ambulancia que posteriormente la trasladó al Hospital General de El Puerto.

Esta ciudadana, que es de origen brasileño y que reside en Jerez de la Frontera, aún con el susto en el cuerpo atendía a Portal de Cádiz para explicar su versión de lo sucedido. "Estaba paseando con mi marido por el Paseo Marítimo de Valdelagrana y cuando ví a uno de estos chicos sin mascarilla le pedí por favor que se la pusiera. Había mucha gente alrededor y lo normal era que la tuviera puesta por todo lo que está sucediendo. Yo le pedí amablemente que se pusiera la mascarilla, como hago en mi trabajo, que es cara al público".

F.C.S. proseguía su relato, agregando que este chico "inmediatamente empezó a insultarme y a decirme que era una racista. ¿Cómo puedo ser yo racista si soy brasileña? y me respondió que no se tenía por qué poner mascarilla al ser inmigrante. Cuando mi esposo le dijo que podíamos llamar a la policía fue cuando se lió la gorda. Recibí una lluvia de insultos y me vi rodeada de cinco de estos ciudadanos. Ahí fue cuando la gente empezó a acercarse viendo la gravedad de lo que estaba pasando. Uno de ellos me apuntó con el dedo en el pecho, como amenazándome, y me empezó a decirme que no hablaba con latinas porque 'todas las latinas son unas prostitutas y para lo único que sirven las latinas es para follarlas'". Según esta ciudadana "este grupo de vendedores estaba esperando a que alguien levantara la mano para que se produjera una batalla campal".

"Sé que hay un chaval que empezó a grabar y mi marido, y otros hombres que se encontraban en la zona empezaron a gritar que a las mujeres no se tocaban. Fue ahí cuando uno de los vendedores intentó tranquilizar la situación y uno de ellos amenazó y agredió al chaval que grababa. Fue ahí cuando me entró el ataque y cuando la ambulancia llegó fue cuando se fueron estas personas, porque pensarían que había pasado algo más grave", continuó. 

"La Policía Local no se presentó. Quién se presentó allí fue el Cuerpo de la Policía Nacional". Precisamente desde la Policía Nacional se confirmaba a Portal de Cádiz la existencia del atestado donde se recogía la atención sanitaria a esta persona, pero sin especificar más detalles de lo sucedido, ya que la mujer y el marido quedaron a la espera de recabar la prueba en vídeo para poder ir a presentar denuncia, la cual no se había presentado aún este martes.

También la redacción de este medio habló con el marido de la persona presuntamente insultada, F.G. que relató de igual modo lo sucedido y explicó que "el domingo por la mañana me acerqué a la Comisaría de la Policía Nacional y me dijeron que aún no habían recibido el atestado" por lo que no pude presentar denuncia" e igualmente apeló a la colaboración ciudadana para poder recabar pruebas "sé que hubo gente que grabó lo que pasó y un hombre le enseñó un vídeo a la policía, pero ese vídeo no está en poder de la policía".

F.C.S. se sigue recuperando del golpe costal que se llevó cuando le entró el ataque epiléptico y del susto que se llevó. Entre sollozos cerraba la conversación explicando que "llevo toda la noche sin dormir dándole vueltas a la cabeza por lo que pasó. Yo también soy inmigrante y he luchado toda mi vida para que todas las personas tengan los mismos derechos".

Hasta el momento han sido dos los vídeos que han visto la luz en Twitter, ambos del mismo usuario (1) y (2) que fueron subidos el 23 de agosto a la red social.