980x250 


imagen tren

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha recibido en la terminal de Barcelona Can-Tunis los 25 contenedores de 40 pies de Renfe Mercancías cargados con 600 toneladas de maíz ucraniano tras culminar el proyecto piloto. Los contenedores adaptados llegaron el jueves por la noche y ya se ha iniciado la descarga del cereal en los camiones que han sido enviados a la terminal por las empresas que han comprado, a través de un mayorista, el cereal en origen. A partir de ahora, se llevará por carretera a su destino final en la Península Ibérica.

Pese a la complicada situación en la terminal de Chelm, ubicada en la frontera entre Polonia y Ucrania, se pudo completar la carga del cereal en los contenedores y activar el trayecto de regreso, que se ha realizado a través de la autopista ferroviaria, lo que implica un recorrido aproximado de 2.400 kilómetros.

El camino de vuelta a Barcelona ha incluido una parada en Lodz y una pequeña escala en Duisburg (Alemania), donde el tren se ha visto obligado a quedarse parado más días de lo previsto por la huelga convocada en Francia, que ha restringido las circulaciones ferroviarias por su país.

Proyecto piloto

El proyecto piloto está sirviendo para analizar la capacidad y viabilidad del transporte ferroviario de mercancías como complemento del transporte marítimo de materias primas, usando autopistas ferroviarias dentro de la Unión Europea (UE). Así, si en Europa se vuelve a vivir una situación de cierre de puertos y bloqueo de las exportaciones de cereal por vía marítima, como pasó tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia, esta experiencia nos permite disponer del conocimiento para desarrollar este tipo de transporte de mercancías a gran escala y ayudar a garantizar el suministro de material primas.

En este sentido, la iniciativa ha puesto de manifiesto que, en el contexto actual, el transporte ferroviario de larga distancia requiere un gran esfuerzo de coordinación entre los diferentes actores que participan en el proceso, siendo los puntos más complejos la gestión en las terminales, como con la carga de cereal en los contenedores adaptados con “liners” en la terminal de Chelm, y la responsabilidad sobre la misma en el trayecto de vuelta.

Se han utilizado contenedores marítimos con grandes bolsas especiales para el transporte el maíz para aumentar la capacidad de carga de grano ya que no hay suficientes contenedores ferroviarios especiales para cereal en el mercado para compensar posibles limitaciones en las exportaciones marítimas, como las vividas antes del verano.

Complejo proceso de carga

El tren con los contenedores adaptados con “liners” para transportar cereal llegó a la frontera de Ucrania la primera semana de septiembre, pero la complicada situación en la terminal de Chelm, que está saturada, ha obligado a realizar la carga del maíz el jueves 15 de septiembre por la tarde. No en vano, la situación de conflicto en Ucrania está provocando un desequilibrio en las cadenas de transporte y logísticas habituales, generando situaciones de congestión impredecibles, que han dificultado mucho los trabajos de carga de los contenedores de Renfe Mercancías.

El complejo proceso vivido en la terminal de Chelm incluye el traslado en camiones del cereal desde Ucrania hasta la frontera polaca. El maíz se ha cargado en los contenedores directamente desde los camiones.

Así, los contenedores se sujetaron con grúas de gran potencia para soportar todo el proceso, lo que ha conllevado una gran dificultad técnica añadida. La coordinación de Mitma, Renfe Mercancías y las autoridades locales polacas, ha conllevado el éxito del proceso de carga.

whatsapp image 2022 12 01 at 15.26.59

whatsapp image 2022 12 01 at 15.26.59

ecoembes yogur batidora portaldecadiz 1x1 1

Portal de Cádiz Social