saludresponde estudiante 980x250 imp


Noe Reyes / Trekant Media

La gaditana Noe Reyes, jugadora profesional de fútbol sala, ha salido al paso a través de un comunicado, de la situación que ha vivido en la AD Sala Zaragoza FS tras haberse desvinculado del mismo el pasado 24 de septiembre.

El club maño publicó en un comunicado que "la dirección deportiva, en consenso con la jugadora, ha decidido que cese los entrenamientos que venía realizando con el club al no poder formalizar licencia deportiva por la lesión que sufre", pero esa no es la versión que ha ofrecido la jugadora.

Noe Reyes h‬a publicado el siguiente comunicado en sus redes sociales:

Transcurrido un tiempo, desde mi salida del Club Sala Zaragoza FS, a la vista del Comunicado aparecido en su página web, me gustaría aclarar mi rescisión de contrato con el Club.

Para ello quiero comenzar diciendo que,al contrario de lo que indica el Club en su Comunicado, no me encuentro lesionada, sino en proceso de rehabilitación después de mi última operación el día 26 de Marzo de 2019.

Mi relación con el Club comenzó este verano cuando el director deportivo del Club, Willy Lapuente, se puso en contacto conmigo y yo le expliqué mi situación. Le dije que sólo habían pasado tres meses desde mi operación y que no sabía cómo iría la cosa, ni siquiera si volvería a jugar, pero que por motivos personales tenía pensado irme a vivir a Zaragoza. A pesar de mis explicaciones el Club insistió en mi contratación y firmé con ellos un contrato federativo.

Una vez en Zaragoza, el día 22 de agosto pasé la revisión médica y el médico del Club les comunicó que yo volvería a jugar en el mes de diciembre tirando para largo.

Días después el Presidente/entrenador y preparador físico, Jesús Muñoz, habló conmigo para comunicarme el deseo del Club de que siguiera con mi rehabilitación, pero querían que ampliara mi contrato a dos o tres temporadas, con una bajada de sueldo los meses que esté sin jugar. Acepté, porque la cantidad seguía siendo buena, pero a la siguiente semana me dijeron que al no tener el alta médica no me podían hacer contrato profesional y que, por esta razón el Club no me podía pagar mi sueldo.

Les dije que no estaba de acuerdo y que no quería estar en el Club sin cobrar nada, ya que trabajaba y acudía a todos los actos como el resto de mis compañeras. Acudía a todos los entrenamientos y hacía todo lo que mandaba el Club, con la impotencia de ver que el resto de compañeras cobraban y yo no.

Volví a hablar con ellos y me dijeron que tenían que reunirse. El lunes 16 de septiembre, me manifestaron que dada mi actitud ("les gusta trabajar con gente que sonría aunque no cobre") no voy a sumar al equipo y que estaban dispuestos a contar conmigo si aceptaba cobrar 180€ durante los meses que siguiera de rehabilitación, que no ven bien que esté por ese dinero, pero si veían correcto semanas atrás que estuviera sin cobrar nada.

Estuve en constante comunicación con la Asociación de Jugadoras, que me dijo que yo tenía un contrato válido y que podía denunciar pero para ello, debería seguir allí hasta que se resolviera mi contrato. Entonces pensé que lo mejor era cobrar el mes trabajado, rescindir el contrato con el Club y volver a mi casa. El Presidente Jesús Muñoz se negaba a firmar, ya que para él, el contrato federativo no tenía validez. Gracias al abogado de la AJFSF, conseguí esa firma 20 minutos antes de coger el tren para Cádiz, el día 24 de septiembre.

banner 300x300 

 300x300 gustodelsur

trekantmedia banner

 

Portal de Cádiz Social