Monumento a las víctimas de la Explosión de Cádiz / Trekant Media

El experto en la explosión del 47, José Antonio Aparicio Florido, autor de libros como 1947: Cádiz, la gran explosiónEl amanecer de un Cádiz desolado y La noche trágica de Cádiz, contará algunas historias acerca de aquel fatídico suceso en el bar La Casapuerta (Sagasta 40), el jueves 11 a las 21:00 horas.

El 18 de agosto de 1947, a las diez menos cuarto de la noche, un infernal estruendo tiñó el cielo de la bahía de un rojo incandescente. Acababa de explotar un polvorín en la Base de Defensas Submarinas de Cádiz, donde entre 1942 y 1943 habían sido depositadas 2.228 minas submarinas y cargas de profundidad para afrontar la II Guerra Mundial en el supuesto caso de que España hubiese entrado en el conflicto bélico. Al final estos temores se disiparon, pero no así la presencia de estas armas, que permanecieron allí por tiempo indefinido. El desenlace de esta temeraria decisión militar fue funesta para los gaditanos.

La deflagración del almacén de minas núm. 1 segó la vida de 150 personas que dejaron a sus familias rotas por el dolor de su ausencia y desamparadas económicamente. Los daños materiales dejaron a la ciudad completamente desfigurada, por lo que tardaría muchos años en recuperarse de sus heridas. Y la condena al silencio inherente al Régimen sembró de dudas y de reprimida indignación a quienes fueron testigos de tan dramático suceso.

trekantmedia banner


 

Portal de Cádiz Social