Antonio Rivas y Julio Pardo / Trekant Media

Antonio Rivas dice adiós al coro de Julio Pardo 27 años después, tal y como el propio autor ha anunciado en el siguiente comunicado, publicado en las redes sociales:

 La noche del 16 de Agosto, se presagiaba emotiva. Era el ensayo para una de las últimas actuaciones de “Don Taratachín”, nuestro coro de este año. Tocaba, por mi parte, pronunciar unas palabras.

Empecé deseando que estuvieran ahí, delante mía, todos los componentes que ha tenido este coro desde aquellos primeros que vi en el otoño de 1991 en el Colegio Salesianos, ensayando para ser Guanahaní. Todos, porque a los que estaban y a los que se marcharon debía decirles lo mismo: ... gracias.

Gracias por esos días en los que, estando en casa, no había ganas de ensayar pero vinisteis al local, porque teníais un compromiso adquirido con este par de autores para sacar un coro grande. Igual que nosotros, Julio y yo, lo teníamos con vosotros. Gracias a vuestro esfuerzo este par de autores ha conseguido la unión más duradera y fructífera de toda la historia del carnaval de Cádiz; 27 años. Cuando comenzamos nos propusimos el reto de llegar a 25 ... y lo hemos superado con creces. Pero todo empieza y todo acaba.

Soy un hombre inquieto y me quedan muchas cosas que hacer, algunas en el carnaval y muchas fuera de él. Llegué a la fiesta muy joven, con 16 años, y llevo a cuestas 52 agrupaciones y 35 concursos. Quiero dejarla en plenitud, cuando aún me queden cosas en la cabeza, no cuando ya no me quede nada. Y dar rienda suelta a otras inquietudes: viajar, pintar, maltocar la guitarra ... El año que viene mataré el gusanillo con un cuarteto. Porque era un tabú para mí y ahora se me ha quitado el miedo y no las ganas de repetir.

En el futuro, ¿quien sabe? No me veo haciendo lo mismo que he hecho hasta ahora. No me veo sacando la letra de un coro al completo. No por falta de ideas, sino por querer dedicar mi tiempo a otras facetas, por no hacerme monográfico. Me pone cultivar, tal vez, más la faceta musical, en la que no me he prodigado casi nada. Por poner, me pone hasta sacar alguna ilegal. ¿Quien sabe? En general me pone hacer cosas que no he hecho todavía. Estoy seguro de que quien me sustituya lo hará de categoría porque ya tengo una pista de quien va a ser. Pero por si acaso el coro sabe que estaré ahí vigilante, y que si hay que echar una manita aquí estaré. Que si les hiciera falta no los dejaré tirados en este año de transición.

Después de un emocionante aplauso y abrazo con Julio, la noche acabó saliendo los dos, los últimos del local. Y cerrando la puerta, como quien cierra la mejor etapa carnavalesca y abre la de una amistad eterna.

Antonio Rivas -

trekantmedia banner


 

Portal de Cádiz Social