banner coronavirus 1


Rafael Zornoza, Obispo de Cádiz y Ceuta / Trekant Media

Hace unos días se hacían públicas las cuentas de la Iglesia española en relación con sus ingresos por patrimonio inmobiliario y financiero y actividades económicas diversas.

Y muchos nos quedamos sorprendidos al  comprobar que la Diócesis de Cádiz y Ceuta es la 2ª que más ingresa por este concepto: 5,1 millones de euros, por detrás sólo de la diócesis de Toledo ( 12 millones de euros) y muy por delante de capitales tan importantes como Barcelona (3,2) , Madrid (2,7), Sevilla (2,2) o Valencia (2,1). Estos ingresos de la diócesis gaditana suponen un 35,29% del total de sus ingresos,  muy superior incluso a las aportaciones de los fieles que son de 4,6 millones.

En general la Iglesia española ha ingresado 122.482.010,49 euros por este concepto, que le permite esquivar el control del Estado y el pago de impuestos. Esta cantidad es  casi la mitad de lo que recibe del Estado en concepto de IRPF que son 256 millones de euros.

Así la Iglesia española viene obteniendo superavit año tras año, lo que le ha permitido tener un fondo de reserva de unos 70 millones de euros y de ahí aportar cantidades importantes para financiar a la deficitaria 13TV y obtener además, con este capital, un beneficio anual financiero de 1,8 millones de euros, según datos publicados estos días en diferentes medios periodísticos. Concretamente en 2016 la Iglesia obtuvo un superavit de 19,3 millones de euros y en 2017 de 15,9 millones,

Estos datos ha provocado un informe preliminar del Tribunal de Cuentas en el que deja constancia que la Iglesia no justifica debidamente el dinero que recibe del Estado por el IRPF y hay un desfase de 300.000 euros entre lo que recibe y los gastos que justifica.

De ahí el empeño del nuevo gobierno de retomar los contactos  con la Iglesia para hablar entre otros asuntos de una fiscalidad más justa y transparente de los dineros que recibe la Iglesia del Estado.

Aunque  muchos colectivos sociales, políticos y también cristianos pensamos que se hace urgente la derogación de los acuerdos Iglesia- Estado y el fin de los privilegios. La Iglesia, como le dijo el papa Francisco a Évole, debe pagar sus impuestos, al menos de todos aquellos inmuebles que posee que no están dedicados ni al culto ni a actividades sociales que son muchísimos.

Y en cuanto a la diócesis de Cádiz, que tanto recibe de ingresos del patrimonio , alquileres y actividades financieras, sería deseable que fuera mucho más generosa que lo está siendo, para poner algunos de sus bienes al servicio de los más necesitados: personas sin techo, desahuciados, inmigrantes y refugiados y amenazados de desahucio entre otros. Algo que venimos reclamándole desde hace ya más de 6 años varios colectivos de cristianos de la diócesis,  sin haber obtenido ningún tipo de resultado.

 

Juan Cejudo Caldelas

aytodecadiz covid19 web v001 portaldecadiz robapaginas 300x300px a

planvive

trekantmedia banner

 

 

Portal de Cádiz Social