Señal podotáctil junto a los bancos / Foto: Arqcesible Jud Ds

En octubre de 2017 se daba por inaugurada la nueva estación de autobuses, llevada a cabo por la Junta de Andalucía y que quedó situada cerca de la Plaza de Sevilla para formar parte del llamado “núcleo intermodal” de la ciudad con la llegada del tren, tranvía, autobús, bicicleta y catamarán.

Desde entonces está funcionando con normalidad, pero en algunos aspectos de accesibilidad debe mejorar. Así lo denuncia Judith Díaz Sesé, quien en Facebook (Arqcesible Jud Ds) pone de manifiesto a través de fotografías las deficiencias que presenta dicha estación en materia de señalización podotáctil, destinada a personas con discapacidad visual. Judith, arquitecta y especializada en accesibilidad universal, atendió a PORTAL DE CÁDIZ y explicaba la función de dichas señales. “Sirven para guiar a esas personas hacia los lugares principales, tanto en exteriores como en interiores. En este caso, deberían hacerlo a los distintos autobuses, a las zonas de descanso, oficina de atención al cliente, la venta de billetes o la zona de ascensor”.

Apoyo isquiático entre dos máquinas expendedoras / Foto: Arqcesible Jud DsEl problema radica en la distribución de estas señales, la falta de contraste y en cómo están colocadas. “En aquellas para las zonas de descanso y los andenes han hecho unas cosas un tanto extrañas, sin sentido”, mantiene Díaz. “Estas señalizaciones no pueden ir pegadas a los bancos. No es algo que diga yo ni el sentido común, que también, sino que lo dice la normativa a cumplir. Debe haber un espacio entre ellos y el itinerario accesible que es donde debe estar la señalética. Deben guiarte sin que los usuarios de bancos se conviertan en obstáculos”, algo que ocurre en la estación de autobuses de Cádiz, como se puede apreciar en las fotografías donde las guías quedan ocupadas de manera irremediable por las personas sentadas en dichos bancos.

Otro error cometido es el de “acorralar” un apoyo isquiático (elemento que permiten el descanso de personas sin necesidad de tener que sentarse e incorporarse) con dos máquinas expendedoras de comida y bebida, o el de no dejar espacio en la zona de bancos para ser usados por sillas de ruedas.

Judith Díaz Sesé lo ha planteado desde la asociación La Zancada, de la que es socia, al Consorcio de Transportes Bahía de Cádiz. Entiende que todas ellas tienen fácil arreglo y espera que exista voluntad para solucionarlo.